En la calle de la H, en Cali; el parque de La Libertad, en Pereira, y La Soledad, en Dosquebradas, hay héroes y heroínas cotidianas que acompañan y escuchan a las personas para quienes el dolor físico y emocional por su dependencia a la heroína se volvió una constante. Buscar alivio para ellos es un entramado de obstáculos sociales e institucionales. En medio de tanto dolor, acciones simples, como proveer jeringuillas limpias, acompañar cuando hay violaciones a los derechos de estos usuarios o informar para prevenir una sobredosis, son redentores para la población que usa heroína en las calles. Sin embargo, en los caminos del dolor de los protagonistas de esta historia, el Estado no los redime, más bien los juzga y criminaliza. En estas calles hay hombres y mujeres que conocen bien el peso del sufrimiento y la gloria del alivio.

Podden och tillhörande omslagsbild på den här sidan tillhör Relatos Anfibios. Innehållet i podden är skapat av Relatos Anfibios och inte av, eller tillsammans med, Poddtoppen.